lunes, 30 de agosto de 2010

Vacilar

¿Te irás si no respondo?

Es mi camino de pasos torpes,
huellas dudosas,
ademanes de tacto blando
e impronta invisible.

Acciones de mantequilla
e intención borrosa
que llegan tarde,
fuera de fecha.

Mi fuego enfría la leña.
No, no arderá.
Ni la reservaré
junto a los palos verdes.

Tu fruto espera mi sol.
Mas no conocerá el suelo.
Hoy no.
Mañana quizás.

Tal vez
sea posible,
acaso,
ni idea.

Pero algo sé,
de mis pocas certezas:
cuando quiera decidirme
te habrás marchado.

3 comentarios:

Gustavo dijo...

DANIEL: HOY, POESIA. YO POSTEE UNA PEQUEÑA FICCION SOBRE LOS OBJETOS, LA CONVIVENCIA Y...
TU POEMA HABLA DEL NO ANIMARSE O LA LENTITUD EN LAS DECISIONES. NO ES UN POEMA FRAGIL. EXCELENTE ESA IMAGEN DE LA MANTEQUILLA. ¿POR QUE SERÁ QUE ALGUNAS VECES, NO NOS ENCENDEMOS?. UN RESCATE TEMATICO/AFECTIVO, ACERTADO, QUE ME DEJO PENSANDO. ABRAZO AMIGO.

Anónimo dijo...

A mí también me ha encantado tu poema. Cómo te va? Besos. Eva

Daniel Buitrago dijo...

Gracias, Eva y Gustavo. Un abrazo.