viernes, 13 de agosto de 2010

Ardiente paciencia

Sugestiva y tierna. Llena de lirismo y de apego a la tierra y sus gentes, así es esta novela,  El cartero de Neruda.  Hace unos quince años  (¡tantos ya!)  veíamos esta historia en el cine, dirigida por Michael Radford. Hoy, con lógica temporal alterada tal vez, he querido revivirla en las páginas de este librito delicioso.

Y encuentro en él la intimidad de una vida como algo único e irrepetible. La necesidad de expresarse utilizando otros medios, de trascender aquello que la rutina y el uso han hecho insustancial a simple vista. El empleo de las metáforas como arma de seducción y como prisma a través del cual entender lo que nos rodea, el mundo que habitamos.

También encuentro aquí poesía y a Antonio Skármeta, autor de la novela. El escritor que se acerca al poeta. A Pablo Neruda retratado, reflejado en la vida de Mario Jiménez, prolongado en sus propios versos. El mar y su luz, la costa y sus sonidos. El encanto, la atracción de la belleza y de la carne. El erotismo y la pasión.

Y además, una pregunta en el aire:  ¿la poesía es de quien la escribe o de quien la lee?

2 comentarios:

Gustavo dijo...

DANIEL, PIENSO QUE LA POESIA REVIVE CADA VEZ QUE ALGUIEN LA LEE. EL LIBRO ES BELLO. EL FILME, ATRAE Y EMOCIONA. HACE VARIOS AÑOS, VIAJE A CHILE CON POCO TIEMPO. AL BAJAR DEL AVION, JUNTO A MI ESPOSA, TOMAMOS UN AUTO Y, RAUDAMENTE, NOS DIRIGIMOS A ISLA NEGRA. FUE HERMOSO INGRESAR A ESE MUNDILLO DEL PACIFICO Y DE ESE ENORME AUTOR. EXTRAÑABA ALGUN POST TUYO, AUNQUE INTERPRETO QUE ESTAN DE VACACIONES Y CON ALTAS TEMPERATURAS. TE ENVIO UN CORDIAL SALUDO.

Daniel Buitrago dijo...

Supongo que sí, que la poesía acaba siendo del lector y vive tantas vidas como lecturas hacemos de cada poema.
Magnífico viaje, sí, a pesar de las prisas. En mi caso tan sólo alguna escapada. Por desgracia todavía no puedo tener mis vacaciones.
Un abrazo, hoy algo más fresquito.