jueves, 24 de octubre de 2013

A Bright Moon For Fools


A debut novel is not always expected to be a rewarding read. This one, though, is centered in a fascinating character who makes it an outstanding first novel.

After having robbed a woman all her money, Harry Christmas has fled to Venezuela. He wants to be far away from ‘the Rot’, which is all that makes his country and the entire world unpleasant to him. He also aims to get to the beach of Guiria, a place he and his deceased wife wanted to visit together. His plan is to read poetry for her.

The stepson of the cheated woman, some sort of a psychopath who wants revenge on him, travels to Caracas and gets close behind him. This will cause serious difficulties to Christmas, who will betray some people he meets just because he is not capable to take control of the events. 


Harry Christmas is outspoken, irreverent, disrespectful and a big liar. He is a rogue (somehow in the old style) who lives at the expense of others and indeed a repulsive character, but a fascinating one at the same time. I couldn't care less about what happens to him, but I get caught by his lurching back and forth and appreciate his tender aspect as I get to know more details of his bereavement. In fact, Christmas has not overcome his wife and daughter’s dead and, as a result,  appears to act in anger against the world. I end up feeling sorry for his reprehensible behaviour and binge drinking, which only brings more trouble to him.


In the first part of the novel, while reading on the things he can't stand I enjoy the way Jasper Gibson observes our civilization in a humorous, sometimes hilarious, manner. Some parts of the book become hard to follow as the author begins telling the main character's dreams. It is also difficult to enter the personality of Slade, the furious stepson, who is much more an archetype of an evil individual than a genuine cruel person.

Still, A bright moon for fools is fun and many times you think it's worth getting to the end, which is not too bad at all.

www.bookdepository.com/Bright-Moon-for-Fools-Jasper-Gibson/9780957468108/?a_aid=misafueras

lunes, 21 de octubre de 2013

La sinfonía


Habían atravesado la capa de nubes y un sol radiante bañaba todo el interior del avión. En el magnetófono, la Heroica había sonado lánguida hasta que la claridad despertó a los metales y, tras ellos, al resto de la orquesta. Aunque a los tripulantes les había gustado la idea de poner música, el comandante sintió cierto reparo al aproximarse al destino marcado justo con el final del primer movimiento. Su copiloto esperaba órdenes. También lo hacían su navegante, su ingeniero y su operador de radio. El sol deshacía el ruido de los motores dentro de la cabina. “¡Adelante, señores!”. Ahora intervendrían los artilleros y el bombardero.

Sobrevolaban Berlín cuando la marcha fúnebre comenzó.

(Relato enviado al I Concurso Internacional de Microrrelatos de Prisa Radio. La primera frase es la que da fin a la novela de Mario Vargas Llosa, El héroe discreto).

viernes, 18 de octubre de 2013

Las niñas y las bicis

Una niña, Wadjda, madura como pocas en Riad, decide que quiere una bicicleta, algo que les está vetado a las mujeres porque algunas mentes retorcidas un día decidieron que no es un juguete apropiado para las niñas. Ante su incomprensión de muchos de los aspectos del entorno islámico en el que vive, Wadjda, de 10 años, se rebelará a su manera y luchará por ser libre.

La primera película dirigida por una mujer en Arabia Saudí se ha atrevido a exponer con valentía que en aquella sociedad fallan muchas cosas. Dar independencia a las mujeres y apartar tantas y tantas trabas es la clave del cambio en muchos países como el suyo. Ayer, viendo La bicicleta verde, de Haifaa Al-Mansour, supe que en lugares donde muchos se empeñan en interpretar el Corán de una forma desfigurada (desgraciadamente, todos en los cuales el islam es la religión mayoritaria), también existen personas que relajan sus ojos sobre la religión y los enfocan en sus ilusiones e intereses. Son espíritus libres, como el de Wadjda, o espíritus que se plantean un cambio, como su madre, a la que su padre ha repudiado porque no podrá tener hijos y, por tanto, nunca estará en condiciones de darle un hijo varón.

Podría decirse que esta niña lleva a cabo una rebelión espontánea contra lo que no entiende, lo que para ella no es ni sensato ni claro. Podría describirlo de muchas formas: normas sociales que hacen infelices a muchas personas o las convierten en zombies sin voluntad, imposiciones impenetrables, ceños arrugados ante una muestra de humanidad o el asomo de un milímetro de singularidad. Todo eso es lo que empobrece al pueblo que queda sometido a la arbitrariedad más trastornada.

En fin, admito que, de niño, no era tan frecuente ver niñas montando en bici como lo era ver a niños. Puede que esta sociedad española en la que vivo tuviera entonces algo que ver con la que me encuentro en esta película. Puede que aquí también fallasen muchas cosas. Antes y ahora.