viernes, 28 de enero de 2011

Cifras

Hoy hemos sabido que el año pasado cada día se quedaron sin trabajo 1000 personas en España. Pasaron a incrementar el número total de parados, que ya se acerca a la terrible cantidad de 5 millones. En sólo 3 años hemos multiplicado la cifra casi por 3.

Los anteriores gobernantes nos dejaron un país enladrillado en el que primó la cultura del pelotazo y el llevárselo calentito. Los actuales recogieron aquella herencia y les fue bien hasta que la crisis nos engulló  (a nosotros más que a ellos). Estos días tenemos un país congelado  (nieves y hielos por todas partes)  con cerca de 25 millones de españoles paralizados por el miedo y la incertidumbre. 'No te muevas, que puede ser peor', 'Virgencita, que me quede como estoy', 'Más vale pájaro en mano'...

Y mejor no hablemos de dinero, del que desaparece y nadie sabe adónde va, del que sólo beneficia a unos pocos habiendo salido del bolsillo común, del de los que pagan y jamás reciben nada, del que sufraga una justicia bastante dudosa, del que compra silencios, del que produce náuseas, de las decisiones que sobre él se toman sin contar con todos.

Parece que asistimos a una ola destructiva tras el paso de la cual todo lo que se crea es precario y decepcionante. Aquí no hay visos de volver a vivir buenos tiempos y el que los disfrutó, se lo lleva puesto. Nuestros políticos dicen tener la solución, pero ninguno suelta prenda  (¿?). El gobierno lo está haciendo fatal y la oposición, visto lo visto, se frota las manos. No me extraña que muchos jóvenes menores de 30 años se estén planteando emigrar, volar, darse el piro. Ellos integran buena parte de nuestro 20 por ciento de paro y saben que en este país no se valora casi nada de lo que ellos podrían aportar.

Ya veremos si alguno de ellos  (de nosotros)  logrará cotizar esos 38,5 años que a partir de ahora nos van a imponer para podernos jubilar a los 65 años. ¿Vamos a seguir callados, paralizados, maniatados?

1 comentario:

Gustavo dijo...

Daniel: comprendo y comparto tu post, tu comentario y descripción. Es una situación compleja. Aquí, en la Argentina, sucede lo mismo. Después de los ´90, con cierto crecimiento ficticio, sobrevino la crisis del 2000/1. Muchos emigraron, en ese entonces, a España, EE.UU. Italia. Algunos, ahora, están volviendo. La falta de trabajo, de oportunidades, es grave. Daña muy profundo. Han aparecido, en nuestro territorio, después de algún repunte, nuevos modos de pauperización del trabajo (en negro, precario, mal pago, esclavo, dependiente del gobierno de turno, como planes asistenciales, etc.). Siempre me pregunto, qué hace el Ministerio de Trabajo?. Nada. Abrazo y buena semana.