domingo, 7 de septiembre de 2008

Deseada evasión

Quiero poner distancia. Lo suficientemente larga como para sentir que he viajado. Sumar horas a la esfera de mi reloj y verlas pasar con el freno pisado.

Quiero dejar por unos días de zapatear el mismo rodal y que las hierbas se adueñen de él.

Quiero que lleguen a mis oídos otros acentos, que el mío llegue a sonar exótico cuando lo escuche desde dentro.

Quiero desconocerlo todo de mi entorno, mirar otros cielos, que el viento me sople su nombre por saberse extraño.

Quiero coserme a la nariz nuevos aromas, que otros sabores me asalten el paladar y lo conquisten. Que algún día un olor nada frecuente me los evoque con remite claro.

Quiero que el horizonte se recorte siguiendo una línea desconocida y repasarla con ojos extrañados.

Quiero que el sol diario salga en otro lugar y proyecte sombras de otras calidades.

Quiero que la novedad me borre de la memoria lo cotidiano. El reencuentro forzoso con ello se producirá sin remedio.

4 comentarios:

Marival dijo...

Pues otro viaje se avecina y vas a poder ver realizado tu sueño. Otra gente tan distintos y tan iguales a ti, otras costumbres otros aromas....¡tanto por aprender y copiar!
Ansiamos tus relatos tras el viaje.
Buen viaje

La Val

Anónimo dijo...

A disfrutar de ese viaje soñado y soñante. Besicos. Ana

Anónimo dijo...

Yo tambien quiero! Gracias por estas palabras tan preciosas que definen tambien mis mil y una razones para viajar.

Daniel Buitrago dijo...

¡Hola, anónimo más reciente! ¿Nos conocemos? Gracias por dejar tu comentario y por leer el blog.